Seleccionar página

Blog

Caso Socavón – edificio Kandinsky, Miramar. 

por | Sep 13, 2023

Imagino que nadie puede quedar ajeno al caso de los socavones que afectan a la calle “Costa Montemar” de la urbanización Reñaca norte, comuna de Viña del Mar, en especial a las familias que viven en los inmuebles aledaños. 

Varias personas han tendido a establecer culpabilidades anticipadas a las distintas instituciones u organismos, sin embargo, el problema tiene varias complejidades (que no pretendemos resolver acá), pero que sí vale la pena conversar.

La urbanización “Reñaca Norte”, se encuentra dentro del área urbana metropolitana de Valparaíso, regulada por el PRC (zona “V1”) y el PREMVAL (Zona “AU”). El edificio “Kandinsky” obtuvo su permiso de edificación en 2011 y fue recepcionado en 2013, mientras que la vialidad es del año 2007. El Santuario de la Naturaleza Campo Dunar de Con Con (que deslinda con el edificio), fue promulgado en 2012 y su plan de manejo en 2021 (ambos periodos del ex presidente Piñera). 

Desde el inicio de esta emergencia hemos escuchado varios prejuicios como “coimas”, “mala ejecución” o “liviandad”, pero, un problema complejo no tiene una respuesta sencilla. 

Primero, respecto del proceso de aprobación y los organismos involucrados, los planes reguladores fijan las normas de edificación de un territorio, son elaborados por las SECPLA de las municipalidades y aprobadas por las SEREMI MINVU y contraloría, mientras que los permisos regulan que los proyectos cumplan con dicha normativa, por lo que no es a la discrecionalidad del revisor o su “antojo” como algunos piensan, sobre todo en un sistema institucional serio, donde los proyectos deben ser revisados y aprobados por distintos organismos, lo que puede asimismo general un efecto negativo por el plazo que esto toma.

Segundo, que muchas veces somos más “reactivos” que “proactivos”, y los procesos de transformación son extensos. En un sistema natural tan delicado como el campo dunar, la promulgación como “Santuario Natural” requirió un análisis y tramitación, en un periodo de tiempo asociado. Su promulgación es una buena noticia, no obstante, también creemos que las “reglas del juego” originales se debieron mantener para entregar certeza administrativa. 

Tercero, los proyectos de especialidades, ingenierías y diseño no son perfectos. Como es imposible conocer a ciencia cierta todas las condiciones territoriales, se hacen suposiciones y exploraciones (calicatas, topografías u otros), pero puede haber condiciones territoriales o eventos naturales difícil de prever o que pueden cambiar con el tiempo.

Por último, nos quedamos con una idea que ya venimos vislumbrando hace un rato: el desarrollo de proyectos inmobiliarios no solo debe “cumplir”, sino que es necesario integrar condiciones sociales, económicas y territoriales anexas: ¿cómo afecta a la comunidad pre existente o el territorio el proyecto? Aunque también pensamos que no se debe juzgar los proyectos antiguos con las reglas de hoy, si no que tomar esto como experiencia para el futuro.