Seleccionar página

Blog

Ley 21.631, beneficio tributario inmobiliario

por | Nov 15, 2023

Hace un par de semanas se publicó la Ley 21.631, que establece un beneficio tributario para la compra de viviendas nuevas con crédito hipotecario, una buena noticia para el mercado inmobiliario dentro de las complejidades actuales. ¿Pero, que significa en términos simples? 

Uno de los principales objetivos de la ley es impulsar el ahorro de las familias y la demanda de los proyectos inmobiliarios, que al trimestre anterior tenía entre 27.000 (Toc Toc) a 45.000 (CCHC) unidades para entrega inmediata, lo que ha puesto en estrés financiera a varios proyectos. Este incentivo tributario permite a las personas deducir su base imponible las rentas que aplican para los impuestos anuales en la declaración de impuestos de abril de cada año.

El beneficio se traduce en un crédito anual de HASTA 16 unidades tributarias mensuales (16 UTM * $64.216 = $1.027.456.- al dic 2023). Se calcula como el monto entre los dividendos efectivamente pagados y las 16 UTM. En caso el contribuyente no este afecto a impuesto a la renta, este se podrá solicitar como una devolución.

Los requisitos para optar por este beneficio son los siguientes: 

  • Solo aplica para la primera vivienda (destino habitacional) con un máximo de 1 unidad por persona.
  • Vivienda construida que tenga permiso de edificación (PE) y recepción final (RF) o bien que tenga una promesa de compraventa firmada posterior al 26 de Octubre de 2023. 
  • Que la compraventa se celebre antes del 1 de Octubre de 2024.
  • No establece un tope de valor de adquisición. 
  • Vigente entre los años 2023 y 2029 
  • Aplicable en la determinación del impuesto a la renta anual (F 22)
  • Es compatible con el Art 55 bis de la ley de impuesto a la renta (reducción de base imponible por los intereses pagados de los créditos hipotecarios)

Ahora, si bien la ley fue recientemente publicada, ya existen algunos estudios que analizan su real impacto, siendo uno de los principales Libertad y Desarrollo (LYD), quienes indican que la medida es positiva, pero al no abordar los problemas de “fondo” (altas tasas, incertidumbre económica, debilidad del mercado laboral o eliminación del CEEC en 2024), difícilmente se verán repercusiones directas a una mayor demanda que puedan aliviar el estado de las empresas inmobiliarias en el corto plazo.